Elementor #264

ESTADOS EVOLUTIVOS DEL RAZONAMIENTO MORAL

ESTADIOS EVOLUTIVOS DEL RAZONAMIENTO MORAL*

 

  1. Nivel Preconvencional

 

El nivel pre-convencional es un nivel en el cual las normas son una realidad externa que se respetan sólo atendiendo las consecuencias (premio, castigo) o el poder de quienes las establecen. No se ha entendido, aún, que las normas sociales son convenciones por un buen funcionamiento de la sociedad. Este nivel integra a los dos siguientes estadios. Esta etapa corresponde usualmente a la infancia, cuando aún jugamos con juguetes y es difícil compartirlos con nuestros pares. Es la edad en la que el mundo está alrededor nuestro. Es en esta etapa en la que se respetan las normas impuestas usualmente por nuestros padres y son obedecidas por miedo al castigo. Son los agentes externos los que determinan qué hay que hacer y qué no. Es cierto que esta etapa es propia de la infancia, pero hay adultos que siguen toda su vida en este estadio: así, el delincuente al que solo el miedo el frena.

 

  1. Nivel Convencional

 

En esta etapa, se asumen las normas que favorecen los propios intereses. El individuo tiene por objetivo hacer aquello que satisface sus intereses, considerando correcto que los otros también persigan los suyos. Las normas son como las reglas de los juegos: se cumplen por egoísmo. Se entiende que si uno no las cumple, no lo dejarán jugar. Es un estadio propio del niño y de las personas adultas que afirman «te respeto si me respetas», «haz lo que quieras mientras no me molestes».

En esta etapa, las personas viven identificadas con el grupo; se quiere responder favorablemente a las expectativas que los otros tienen de nosotros. Se identifica como bueno o malo aquello que la sociedad así lo considera. Esto correspondería a la etapa que usualmente se le llama adolescente, aunque también hay muchos adultos que permanecen en ella.

Son gente que quiere hacerse amar, pero que se deja llevar por las otras: los valores del grupo, las modas, lo que dicen los medios de comunicación.

Dentro de este estadio, se encuentran las normas sociales establecidas, en donde el individuo es leal con las instituciones sociales vigentes; para él, hacer lo correcto es cumplir las normas socialmente establecidas para proporcionar un bien común. Aquí comienza la autonomía moral: se cumplen las normas por responsabilidad. Se tiene conciencia de los intereses generales de la sociedad y estos despiertan un compromiso personal. Constituye la edad adulta de la moral y se suele llegar bien superada la adolescencia. Kohlberg considera que este es el estadio en el cual se encuentra la mayoría poblacional.

 

  1. Nivel Post-convencional

 

Es el estadio de la apertura al mundo. Se reconoce que además de la propia familia, grupo y país, todos los seres humanos tienen el derecho a la vida y a la libertad, derechos que están por encima de todas las instituciones sociales o convenciones. La apertura al mundo lleva, en segundo lugar, a reconocer la relatividad de normas y valores, pero se asume que las leyes legítimas son solo aquellas obtenidas por consenso o contrato social. Ahora bien, si una norma va contra la vida o la libertad, se impone la obligación moral de no aceptarla y de enfrentarse a ella.

Es el nivel de comprensión y aceptación de los principios morales generales que inspiran las normas: los principios racionalmente escogidos pesan más que las normas.

Se toma conciencia de que hay principios éticos universales que se han de seguir y tienen prioridad sobre las obligaciones legales e institucionales convencionales. Se obra con arreglo a estos principios, porque, como ser racional, se ha captado la validez y se siente comprometido a seguirlos. En este estadio impera la regla de oro de la moralidad: “hacer al otro lo que quiero para mí” (o su versión en negativo). Y se tiene el coraje de enfrentarse a las leyes que atentan contra los principios éticos universales como el de la dignidad humana o el de la igualdad. Es el estadio moral supremo, el de Gandhi, de Martin Luther King y el de todas las personas que viven profundamente la moralidad.

 

 

EL SENTIDO DE LA ÉTICA

Por Miguel Giusti*

 

(…) Aquiles, dolido y enfurecido por la muerte de su amigo Patroclo, desafía a Héctor ante las puertas de la muralla de Troya, y pelea en duelo personal con él hasta hacerlo morir. Sediento aún de venganza, ata su cadáver a un carro y lo arrastra repetidas veces alrededor de la ciudad amurallada en presencia de sus conciudadanos y sus familiares, y se lleva consigo luego el cadáver con la intención de entregarlo a los perros. Es precisamente en el momento en que Aquiles desata su furia para ensañarse con el cadáver de su enemigo muerto, que comienzan a oírse y a multiplicarse las voces que reclaman un « ¡Basta ya!», basta de semejante desmesura. Inicialmente es Príamo, el padre de Héctor, quien expresa su protesta recordándole a Aquiles que él también ha tenido una familia y un padre, apelando así a su experiencia vivida para que se apiade de ellos y les devuelva el cadáver, al que quieren darle una debida sepultura. El reclamo de Príamo no se refiere a la muerte de su hijo en el duelo, sino al ensañamiento y a la crueldad de Aquiles. Luego, siguen los dioses, quienes, pese a haber estado siempre tomando partido por uno o por otro en los combates, reconocen también que se está produciendo una desmesura, y deciden intervenir para detenerla. Leemos así que los dioses protegen el cuerpo de Héctor para que no se deteriore con los maltratos ni el tiempo, y alientan a Príamo a ir en busca de su hijo por entre las tropas enemigas, hasta que Zeus, finalmente, persuade al propio Aquiles a aplacar su ira y a acceder al encuentro con Príamo para devolverle el cuerpo.

La ética se refiere a esta experiencia de la mesura en la convivencia humana y a la conciencia de los límites que no debieran sobrepasarse para poder hacerla posible. Naturalmente, no siempre se ha trazado el límite en el mismo lugar ni la conciencia se ha mantenido invariante en la historia.

(…) Pero lo que sí parece constante y constitutivo de la ética es la convicción de que la convivencia humana requiere de una conciencia y una internalización de ciertos límites, que habrán de



* http://www.xtec.cat/~lvallmaj/passeig/kohlber2.htm

*Extraído y editado de Giusti Miguel. Debates de la ética contemporánea. Lima: PUCP, 2007,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *